martes, 6 de junio de 2017

ACERCARSE A LA HISTORIA


Las concejalías de Turismo, Cultura y Patrimonio Histórico han puesto en marcha el proyecto de identificación de edificios emblemáticos de la ciudad, una iniciativa necesaria no sólo para los visitantes, como se pudiera, inercialmente, pensar, sino también para los propios portuenses, toda vez que el conocimiento del entorno no se adquiere de manera automática por motivos de nacimiento o residencia (a veces, y es paradoja, dichas circunstancias se transforman en hándicap, derivado de la procrastinación).

La empresa local “Cuatro Paredes” ha elaborado una primera fase de veinte carteles informativos que ya pueden contemplarse en otras tantas localizaciones y que aportan su pequeña colaboración para que esa extendida y justa impresión de que El Puerto “no se vende fuera” termine siendo un anacronismo. Conocer el patrimonio aumenta el amor por él y sirve para contextualizar nuestros escenarios cotidianos, de modo que hay que aplaudir la idea, cuyos resultados el ejecutivo quiere ampliar en las próximas fechas.

La conservación de los inmuebles, esa parte que el ayer nos lega, es uno de los grandes retos, normalmente irresueltos, de los equipos de gobierno de muchas localidades, pues esta partida requeriría un elevadísimo montante, de varios millones de euros anuales, y ese es un empeño imposible de acometer, máxime en estos tiempos, donde las arcas han de atender otros muchos conceptos, entre los que se encuentran situaciones urgentes de necesidad. Por eso resulta oportuno emprender actuaciones como esta, financieramente asequibles, así como aumentar el horario de apertura de las instalaciones puestas en valor (los turistas se quejan de toparse con las puertas cerradas más de una ocasión), y reclamar a administraciones superiores el necesario auxilio para el mantenimiento de una parte de nuestra cultura, cuyo atractivo se une en estos pagos al del litoral.


Toca esperar también que los vándalos no actúen sobre esta señalética, pues somos un enclave especialmente castigado por tales daños, que punitivamente acostumbran a salirle gratis a los graciosos en el marco de una normativa que no ataja este tipo de incivismos.  

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
4 de Junio de 2017

No hay comentarios: